Abels & Annes

Abogado de choque de camión en Illinois alcanza un arreglo de $100,000

Abogado de accidente de camión en Chicago Gary Annes ha arreglado un caso para un conductor que resultó herido en una collisión de febrero, 2011. En este caso fue un camionero que resultó herido debido a las acciones de un conductor negligente.

Nuestro cliente estaba conduciendo un semi-tractor-remolque hacia el norte en la I-94 en el tercer carril de tráfico en el Condado de Kenosha, Wisconsin. El conductor de en-defecto estaba conduciendo un1997 Oldsmobile Regency en dirección norte en la I-94 en el primer carril de tráfico. Un tercer vehículo estaba conduciendo en dirección norte en el segundo carril del tráfico. En ese momento el acusado perdió el control de su vehículo y golpeó el vehículo en el segundo carril del tráfico. Este impacto causó que el vehículo girara y golpeara el camión del demandante con un impacto fuerte.

El diputado de investigacíon del Departamento de Sheriff del Condado de Kenosha determino que el conductor del Oldsmobile estaba conduciendo demasiado rápido para las condiciones y aún más falló de mantener el control de su vehículo. El diputado también encontró que el acusado no estaba asegurado. Quedó claro en los hechos indisputables que la única causa próxima del camión vs. accidente de coche fue la negligencia del conductor sin seguro.

El conductor del camion tuvo un inicio inmediato de dolor de cabeza, de espalda y hombro derecho. Poco después de la colisión él desarrolló dolor en la cadera derecha y dolor de tobillo derecho. Fue trasladado por ambulancia del lugar del incidente a la sala de emergencia del Hospital St. Catherine’s.


A su llegada a la sala de Emergencia una historia fue tomada, fue examinado y exámenes diagnósticas fueron tomadas. El conductor del camión se quejó de dolor de cabeza, espalda y hombro derecho, así como dolor en su cadera derecha y el tobillo derecho y dolor al girar la cabeza. Las radiografías mostraron separación de la articulación acromioclavicular con la clavícula anulando el acromion en el hombro derecho. Su brazo derecho fue colocado en un cabestrillo, le dieron analgésicos y relajantes musuclares, le dijierón que se quedara fuera del trabajo y fue instruido de buscar la atención de seguimiento de un cirujano ortopédico.

Durante los próximos pares de días el dolor del cliente se empeoró, especialmente en su hombro derecho. El siguió con un médico el 23 de febrero de 2011. Allí se quejó de dolor severo en el hombro derecho con un poco de dolor de espalda también. Un curso inicial de tratamiento conservador se le recomendó. Se le instruyó a mantener el brazo en el cabestrillo, se le prescribió medicamentos para el dolor, se le dijo que se quedara fuera del trabajo y que buscara atención de seguimiento. El 3 de marzo de 2011 el camionero buscó tratamiento con un cirujano ortopédico. Su queja más importante fue el dolor en el hombro derecho, la pérdida de rango de movimiento y la pérdida de fuerza. El cirujano inicialmente lo diagnosticó con un Grado 1 esfuerzo acromioclavicular del hombro derecho, le recetó un curso de terapia física y lo mantuvo fuera del trabajo.

A pesar de su cumplimiento con el curso de terapia física él no tuvo mejoría en su hombro. Basado en las pruebas diagnósticas al día el cirujano determinó que el demandante pudo haber roto y estirado los ligamentos del hombro. Le recetó medicamentos nuevos y un curso de terapia ocupacional.

De nuevo, a pesar de cumplir el conductor del camión con la terapia prescrita él no tuvo mejoría con el dolor de su hombro. Fue a ver su médico primario. Se quejó de dolor de hombro derecho y dolor de cabeza desde la collision. Su médico lo instruyó a obtener un MRI del hombro derecho y un CT de la cabeza. Hubo una anormalidad leve con el CT de la cabeza y un MRI del cerebro se ordenó.

Después del CT de la cabeza nuestro cliente fue visto por un cirujano neurológico el 18 de abril de 2011. El médico determinó que las quejas de dolor de cabeza fueron consecuencia de una conmoción cerebral sufrida en la colisión de automóvil.

El MRI reveló pinzamiento en el hombro. Su cirujano ortopédico le dio una inyección de lidocaine en el hombro el 21 de abril de 2011. Aunque inmediatamente hubo algún alivio de dolor, sólo duró unos días. El cirujano lo mando a otro curso de terapia.

El ortopédico le dio una segunda inyección en el hombro el 16 de junio de 2011. Nuestro cliente recibió un alivio de dolor limitado en su hombro con esta segunda inyección. El médico continuó la medicina del demandante y le dio instrucciones de un programa de ejercicios en casa. Él hizó diligentemente el curso recomendado de ejercicios en casa.

La última vez que el trató con su cirujano fue el 26 de septiembre de 2011. Él había continuado con su programa de ejercicio en casa y su hombro se mejoro con un rango de movimiento mejor. Él fue autorizado a regresar a trabajar y dado de alta.

A partir de la fecha de la collisión y durante todo el curso de su tratamiento nuestro cliente sufrió a consecuencia de la negligencia del conductor sin seguro. Sus heridas afectaron casi cada aspecto de su vida diaria.

Por un par de tiempo él no pudo utilizar su brazo derecho para cualquier actividad. Es importante notar que el demandante es de mano derecha dominante. Incluso después las inyecciones y terminación de terapia él continuó sufriendo de dolor y limitaciones en su hombro y brazo derecho.

Todas las actividades de la vida diaria fueron afectadas por sus heridas. Aunque por lo general las tareas simples como la higiene personal, vestirse, conducir, ir de compras o incluso girar un pomo de la puerta fueron muy difíciles y dolorosos por un par de tiempo. El dolor y el malestar hizo imposible para él dormir por la noche. Él túvo dificultad durmíendose y su dolor lo despertaba varias veces cada noche.

El conductor del camión fue una persona físicamente activo y estos tipos de actividades fueron afectados en gran medida. Específicamente, él no podía hacer el trabajo de jardinería, el gobierno de la casa, el cuidado de sus hijos o realmente participar en una actividad que requería levantar o alcanzar por un par de tiempo debido a sus heridas. Éstas fueron todas las actividades en que el paticipó regularmente y disfrutó antes del incidente.

El caso se está resolviendo por los límites de la póliza de conductors sin seguro de nuestro cliente de $50,000, más el pago de poco más de $30,000 en cuentas médicas y $20,000 en sueldos perdidos.

Si usted ha sido herido en una colisión, contacte a los abogados de heridas personales en Chicago de Abels & Annes para una consulta gratis. Llame al 312-475-9596 para hablar con un abogado ahora.